Endura Sport

Ciclismo de Gravel: Aptos para todos



Ya has oído hablar de ello. Ciclismo de Gravel. Bicicleta de Gravel. Ciclismo de Gravel. Sus orígenes es algo disputado y lleno de barro. No es nada nuevo, dicen los fanáticos de la carretera tirando de hemeroteca. Cualquier etapa de hace 100 años del Tour de Francia habría calificado como una épica aventura de Gravel. 320 kilómetros de carreteras sin asfaltar y un par de pasos de montaña pirenaicos en una bicicleta con neumáticos de globo y sin coches de apoyo Si eso no es gravel...

Mientras tanto, en el norte de California, los pioneros del Gravel están sacando del olvido sus viejas bicis , las cuales no han visto sol desde 1985, horquillas rígidas, sin suspensión trasera, frenos voladizos, neumáticos planos y gordos que se parecen sospechosamente a prototipos de bici de Gravel del siglo 21 st Century, solo cambia el manillar de barra plana por manillares dropbars.



Y ahora vendrán los fanáticos de ciclo-cross, que afirmaran haber «inventado» el gravel. Pregúntele a un fan de cross e insistirán en que las bicicletas de grava son solo bicicletas CX con un poco más de espacio libre de barro y frenos de disco, en lugar de topes voladizos de la vieja escuela.

Luego, finalmente, entra al ciclista con una alforja Carradice de lona negra con una insignia «Rough Stuff Fellowship» cosida en ella. Los primeros pilotos riders de «Rough Stuff» estaban decididos a evitar las carreteras pavimentadas y remplazarlas por calzadas rusticas y vias rurales. Si se dice la verdad, los pioneros de la 'grava' de los años 30 se aventuraban por senderos rústicos en bicicletas semejantes a las de paseo de nuestros tiempos, pero con llantas aboyadas y frenos apenas funcionando.

Esos entusiastas estaban felices de empujar y cargar la bici tanto como por montar, pero bueno eran tiempos mucho más duros.



Y pensar que los primeros Rough Stuffers intentaban escapar del confort del asfaltado y los «aterradores» volúmenes de tráfico de la década de 1930. Con toda seriedad, si le preguntas a un amante del Gravel contemporáneo cuál es el atractivo de la disciplina, apuntara a la ausencia de coches como una parte importante de la atracción. Pero no es solo la falta de tráfico lo que atrae a los curiosos hacia un territorio desconocido.

No cabe duda de que con la creciente popularidad del ciclismo hay más posibilidades de ser superados y humillados por los ciclistas más jóvenes, rápidos y talentosos que tú. Nosotros los lentos podemos sonreír y asentir, quizás incluso soltar un «hola» sin aliento mientras pasan la brisa, pero todavía duele un poco: ver cómo sus bicicletas desaparecen, sin esfuerzo fuera de la vista. Siempre hay un limite de lo que se puede aguantar mientras tu orgullo se desvanece entre rios de sudor.



En ese momento de humillación, una bicicleta de grava con neumáticos gordos y una ropa más holgada empiezan a ser irresistibles. Simultáneamente, los kilometros de senderos de la Comisión Forestal que los ciclistas de montaña encuentran aburridos y los de carretera evitan, empiezan a parecer más atractivos. ¿Tal vez toca invertir en una bolsa de manillar y una mochila de camping o, más audaz aún, en un camping gas? Equípate y dirígete a las carreteras menos recorridas, simplemente baja dos marchas, tomatelo con calma, disfruta del paisaje y del aire libre libre de contaminación. Después de años persiguiendo la velocidad, hay que recordar qué nos atrajo a tantos al ciclismo en primer lugar: escapar, explorar y la sensación de libertad.

Rutas en las que es poco probable cruzarse con alguien y, incluso si lo haces, probablemente sea gente paseando a su perro. Sin embargo, tus probabilidades de ser adelantado por un ciclista en una bici de carbono que te baje la moral son muy reducidas. Tu parada de «café» es precisamente donde quieres que esté y la vista siempre es perfecta. Enhorabuena, ahora eres un jinete de «gravel».

La popularidad actual del gravel puede explicarse por el hecho de que es atractivo para un diverso y numeroso grupo de ciclistas. El roadie que no es tan rápido como creían, el aventurero 'crosser cansado de tanta épica, el ciclista de montaña que necesita más velocidad y el sonriente miembro de la Rough Stuff Fellowship, que llegó antes que todos los conversos recientes. Todos son bienvenidos. ¿Te unes?